Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Pasar al contenido principal
Espere, por favor...
Reciclaje por mercado, emprendimiento social como caído del cielo
27 Apr, 2021

Reciclaje por mercado, emprendimiento social como caído del cielo

 

La Hermana Gilma Montoya, carmelita misionera, es la directora y fundadora del emprendimiento social A Más Reciclaje, Más Mercado, una innovación social que intercambia elementos de la canasta familiar por material reciclable a campesinos que habitan en Argelia, municipio antioqueño afectado, en otrora, por la violencia y el conflicto armado.

El emprendimiento social lleva 10 años, recibiendo materiales reciclables y aprovechables mientras entrega elementos de subsistencia en una comunidad que tiene aproximadamente 7 mil habitantes, 48 veredas y 90% de su territorio en espacio rural. Y como dice la palabra de Dios, ésta es la casa de todos, así quien no entregue reciclaje tiene una segunda oportunidad: de ayudar a organizarlo, todos construyendo en comunidad.  

"Mercado gratis no hay para nadie, trabajan una o dos horitas ayudando a separar plástico, ayudando a organizar el espacio clasificando los materiales, se les capacita en reciclaje y con eso se ganan su mercado", cuenta la Hermana Montoya.

Sobre cómo inició el proyecto recuerdan que la iniciativa surgió por la gran solidaridad de la gente del pueblo quienes desbordaban las canastas de la iglesia en las eucaristías. Para promover que las personas no sintieran dependencia ni caridad, decidieron entregar buenos mercados por un valor simbólico de mil pesos. Sin embargo la necesidad de las personas desbordaba la capacidad y debían encontrar una manera de avanzar en este propósito.

"Siempre he trabajado con la pastoral social, así que la idea llegó como caída del cielo. Empezamos con 10 o 12 recicladores, me compré una báscula de 200 mil pesos y empezamos a acopiar los materiales que estaban impactando el medio ambiente en el pueblo. El mercado que llegaba fue el que empezamos a entregar proporcional a lo que las personas reciclaban en vidrio, cartón, plástico, chatarra. De un momento a otro se duplicaron los recicladores. Los reuní y pusimos la tienda; en este momento son unas 130 personas reciclando, por convicción y de oficio", explica con tono de orgullo la religiosa. 

Inicialmente el proyecto era para recicladores de oficio para no tener que competir con los comercios, sin embargo, en medio de la pandemia y entendiendo la difícil situación de todas las personas, abrieron la oportunidad de involucrarse en el proyecto a quienes por convicción y un poco de necesidad, decidieron hacer trueque de reciclaje por mercado.

Las expectativas se desbordaron. "Semanalmente sacamos del territorio un carro de 5 toneladas de material, aproximadamente suman 20 toneladas al mes, de las cuales unas 5 son de desechos plásticos". Este material es vendido en Medellín, con el dinero se abastecen y sostienen el funcionamiento del emprendimiento social que cuenta con 2 empleados directos, "con todas las de la ley" y quienes ayudan a tener todo en orden. 

"Esto no es un favorcito que le estamos haciendo a la naturaleza sino que les estamos pagando todo lo que le debemos. Para nosotros lo principal es la educación ambiental. Por ejemplo, el plástico lo vendemos a empresas que hacen lo reutilizan para la producción de madera plástica. Tenemos un convenio con esas empresas para que nos den madera plástico en parte de pago para nosotros llevamos a la tienda, la cambiamos nuevamente por reciclaje y así brindamos un material útil para los campesinos, evitando la deforestación para hacer cerca, estibas, entre otros".

Convocatoria 

A Más Reciclaje, Más Mercado es uno de los 9 emprendimientos sociales finalistas de la convocatoria nacional Juntos Por El Planeta que lideran Unilever, RECON y Suecia. Son uno de los 3 elegidos de la categoría Mejor Plástico para llevarse $36 millones de pesos en capital semilla para el fortalecimiento del modelo de negocio social.

De las votaciones públicas recuerda, como ángeles enviados por Dios, al Grupo Fundación Llama quienes sin conocerla se metieron "de cabeza", ayudaron a visibilizar el proyecto y lideraron un movimiento por redes sociales para conseguir, sagradamente, votos que los llevarían a instalarse en la final. 

El espíritu de servicio, en el rol de recicladora y religiosa, tiene a este emprendimiento social en constante evolución para lograr captar más material, brindar mejores oportunidades a la población Argelina y replicar este modelo de negocio social en demás casas parroquiales que quieran incursionar en ayudar al prójimo mucho más allá de la caridad. 

"Nosotros le decimos al Señor, vos sabes que si nos conviene mandate esa platica para acá que mucho es lo que tenemos por hacer y beneficiar a las personas que lo necesitan. Nosotros ya soñamos con ampliar y constituir la empresa; actualmente nos sostenemos pero no tenemos para guardar, sin embargo como siempre decimos, es mejor empezar a seguir pensando en cómo hacerlo"